El pasado miércoles 18 de abril, Fundación Daya participó del debate “Cannabis Sativa: Escenarios a enfrentar en el Contexto Sociocultural Actual Chileno”, organizado por el Centro de Estudiantes de la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal de la Universidad Católica. La actividad tuvo como invitados a Ana María Gazmuri, Directora Ejecutiva de Fundación Daya y a Álvaro Ahumada, jefe de la Unidad de Coordinación Interinstitucional del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (SENDA).

El debate contó con la presencia de más de 150 estudiantes, quienes se mostraron interesados por conocer las posturas de ambas organizaciones frente a las múltiples perspectivas del cannabis en nuestro país. Ana María explicó a los jóvenes presentes el funcionamiento de Fundación Daya, el largo camino recorrido, así como también aclarar que la planta de cannabis sí es medicinal y lo muestra no solo la experiencia al respecto en Chile, sino que los más de 7.000 años de historia que tiene.

“Desde Fundación Daya queremos fomentar la responsabilidad de los usuarios, entregando información amplia y veraz que permita tomar mejores decisiones. Hemos desarrollado programas para la gestión de riesgo y reducción de daños, evitando así conductas de riesgo. Nos parece importante recalcar que hoy el consumo de cannabis no es penalizado por la ley, pero sí se necesita una regulación más completa, que incluya estos enfoques preventivos, basados tanto en evidencia como en la experiencia”, afirmó Ana María Gazmuri.

La conversación entre ambas organizaciones trató varios tópicos importantes como prevención, consumo problemático y cannabis medicinal. Álvaro Ahumada, en representación del SENDA recalcó en las tareas clave del organismo, enfocado en implementar políticas de prevención, tratamiento, rehabilitación e integración social de las personas con consumo problemático de sustancias, sean lícitas o ilícitas. “Estamos convencidos que la instalación de una cultura preventiva en nuestra sociedad contribuirá a evitar el consumo, reducir el abuso y disminuir las consecuencias negativas que el alcohol, la marihuana y otras drogas provocan en particular en nuestros niños, niñas y jóvenes», afirmó.

El debate concluyó con ambas organizaciones coincidiendo en que los consumidores no deben ser criminalizados ni perseguidos, sino que el foco debe estar en la entrega de información.