Una investigación estadounidense tomó en consideración la tendencia en la disminución de percepción de riesgo de cannabis en adolescentes, que normalmente se usa como un predictor de los niveles de consumo y evaluó la validez de esta práctica, en un momento de cambio rápido en las políticas públicas.

Como método, los autores analizaron dos investigaciones transversales representativas de Estados Unidos y la Encuesta nacional sobre Uso de Drogas y Salud (2002-2014), examinando las tendencias en la prevalencia de un año a otro respecto al riesgo de consumir cannabis, y el actual uso cotidiano de esta misma. Un modelo de regresión lineal por partes que probó un cambio en la relación entre las tendencias.

El estudio concluye en que la baja y rápida disminución en la percepción de riesgo no ha generado un aumento en el consumo de marihuana en adolescentes. Los responsables del diseño de políticas públicas debiesen considerar estrategias de prevención más amplias, además de enfocarse en las percepciones de riesgo del cannabis. Se necesita un mayor monitoreo de los predictores de las tendencias del consumo, ya que los estados están legalizando el uso de marihuana recreativa.

Más información en este link.