Con 66 votos a favor, 4 en contra y 3 abstenciones, el pleno del Congreso del Perú de una sola cámara, aprobó el pasado jueves la Ley 1.393 que habilita un registro reservado de pacientes autorizados al consumo medicinal de fitofármacos en base a Cannabis, donde se señalará la enfermedad y dosis recomendada.

En su cuenta de Twitter, el congresista Alberto de Belaunde calificó como un “momento histórico” la aprobación del proyecto legislativo, en un comentario que ya supera las 2 mil réplicas en redes sociales. Cabe destacar que De Belaunde ha liderado el proceso de legalización del cannabis en su país y estuvo presente en el III Seminario Internacional de Cannabis Medicinal organizado por Fundación Daya en Santiago, al igual que el Dr. Alberto Gayoso, Presidente del Comité de Medicamentos del Colegio Médico quien a nombre de la institución reconoció y valoró el trabajo que Daya ha realizado tanto en Chile como en Latinoamérica.

De esta forma Perú se suma a Uruguay, Chile, Colombia, México, Paraguay y Ecuador, en diversas fases de la implementación del uso medicinal del cannabis; la noticia ha sido replicada por importantes medios internacionales, tales como El País (España), Deutsche Welle (Alemania), RT (Rusia), entre otros.

IMG-20171023-WA0010

De izquierda a derecha Milton Romani (Ex Secretario General de la Junta Nacional de Drogas en Uruguay); Dr. Marcelo Morante (Argentina), Dr. Vladimir Alberto Gayoso; Dr. Alberto De Belaunde; Diputada Brígida Quiroga (Bolivia); Mamá Cultiva Chile y Mamá Cultiva Perú, en el III Seminario de Cannabis Medicinal en Chile. 

La iniciativa también aprobó la comercialización e importación del cannabis con fines médicos, pero excluyó el cultivo personal y los cultivos colectivos, siendo ambas las vías de acceso al cannabis medicinal que han utilizado los pacientes en Perú, a pesar de no estar permitidas. Es así como han logrado mejorar su calidad de vida los miembros de organizaciones como MamáCultiva Perú, miembro de la Red que MamáCultiva y Fundación Daya han articulado en la región, o como Buscando Esperanza, quienes sufrieron el allanamiento del laboratorio casero donde realizaban sus preparaciones terapéuticas.

Sin duda esta ley representa un gran paso, pero insuficiente para las expectativas de los pacientes, quienes desean que estén abiertas todas las vías de acceso. Quien prefiera la autogestión en su proceso de salud debe poder cultivar con tranquilidad, sin temor a persecuciones policiales o penales; quien prefiera pertenecer a un cultivo comunitario, también debe poder hacerlo. Por último, para quienes prefieran comprar un fitofármaco estandarizado de cannabis, debiera existir una oferta que incluya productos de calidad a bajo costo a diferencia de los costosos aceites importados. Recién ahí se estaría cumpliendo con los tres pilares fundamentales del Cannabis medicinal, tal como lo planteara la recién formada Federación Latinoamericana por el Cannabis Medicinal.