En una declaración histórica publicada el 31 de enero de este año, la Organización Mundial de la Salud anunció su recomendación a los gobiernos de eliminar el cannabis y la resina de cannabis de la lista IV de la Convención Única sobre Estupefacientes, que contiene sustancias que se consideran peligrosas y sin ninguna importancia terapéutica.

El Comité anunció consenso científico del uso medicinal del cannabis y recomendó reclasificar extractos en lista con improbable potencial de abuso.

“Es gratificante que la Organización Mundial de la Salud haya reconocido el hecho científico de que el cannabis y sus derivados tienen propiedades terapéuticas demostrables y pueden ser la base para medicamentos seguros y eficaces. Ahora corresponde a los gobiernos de Estados Unidos y otras naciones eliminar las barreras a la investigación sobre el cannabis y permitir su libre comercio a través de las fronteras estatales e internacionales», afirmó Ethan Russo, MD, neurólogo y Director de Investigación y Desarrollo del Cannabis Internacional. y el Instituto de Cannabinoides (ICCI).

«Estas recomendaciones fueron inevitables y su adopción por parte de la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas mejoraría la salud pública a nivel mundial», declaró el Dr. Pavel Pachta, Director de Asuntos Regulatorios Internacionales del ICCI y ex Secretario Adjunto de la Junta Internacional de Control de Estupefacientes (JIFE). «No esperamos que la CND vote en contra de estas recomendaciones, ya que provienen de expertos científicos y se basan en una revisión científica rigurosa».

Lee la declaración completa aquí.