Ante un Teatro Municipal repleto de vecinos, médicos y usuarios de cannabis medicinal, además del alcalde local, Claudio Segovia, la directora ejecutiva de Fundación Daya, Ana María Gazmuri, dictó una aplaudida charla en la que explicó los beneficios del uso de esta ancestral planta.

Tras la exitosa charla, el municipio local inscribió a todas las personas, que cumplan el perfil de beneficiarios para el Programa de Cannabis Medicinal, en el uso del fitofármaco Cannabiol.

El Programa de Cannabis Medicinal del municipio es un programa abierto a personas que sufren dolencias, comprobadas con diagnóstico médico, que puedan ser corroboradas a través de exámenes, donde se busca que se dé un uso compasivo de aceite de marihuana como terapia complementaria para pacientes con cáncer, epilepsia, discopatía lumbar, artrosis y poliartrosis, artitis reumatoides y /o soriásica, espondilitis anquilosante, fibromialgia, polineuropatía diabética, dolor neuropático, neuralgia del trigémino, migrañas, cefaleas, disminorrea, endometriosis, lupus, síndrome hombro doloroso y pre menstrual, entre otras.

La cita convocó a personas de todas las edades, quienes conocieron acerca de la historia del cannabis en Chile y el extranjero; el prohibicionismo y sus consecuencias; la investigación científica del uso terapéutico; el autocultivo como agente democratizador; la Ley 20.000 y el proyecto de Ley Cultivo Seguro, entre otros tópicos de interés, donde la comunidad, se familiarizó con el trabajo de la Fundación Daya con pacientes de todas las edades con diversos derivados de la marihuana, como una forma de mejorar la calidad de vida del enfermo y las familias.

Durante la exposición, Ana María Gazmuri, destacó que “los derivados de la morfina son muy buenos para los dolores agudos, pero no para los dolores crónicos. No están diseñados para su cronicidad y ahí empiezan a haber una serie de efectos secundarios en otros órganos, como constipación severa, afectación anímica, en general la gente lo tolera muy muy mal. Y cuando incorporamos cannabiol, podemos realmente hacer una transición a un tratamiento mucho más amable, con menos efectos secundarios, no sólo en cuanto a la incomodidad, sino que en cuanto al daño de los órganos que hacen los otros tratamientos”.

Al final de la charla, Ana María Gazmuri manifestó que “la comunidad de Graneros está muy agradecida del alcalde y del municipio, de haber sido parte de este proyecto pionero revolucionario, porque fueron muchas las barreras que nos pusieron y que tuvimos que ir superando. Sin embargo, estamos llegando a buen puerto, lo estamos logrando, a pesar de lo difícil que ha sido, lo que sin duda es gracias al compromiso de personas como el alcalde de Graneros”.