• La autora del proyecto de ley, diputada Karol Cariola; la fundadora y presidenta de Fundación Mamá Cultiva y candidata a la alcaldía de Quilicura, Paulina Bobadilla; junto a la candidata presidencial y senadora Ximena Rincón; conversaron con Ana María Gazmuri, directora ejecutiva de Fundación Daya, sobre la urgencia de poner en tabla el proyecto de ley en la Comisión de Salud del Senado.
  • Un dramático incremento se ha registrado en los últimos meses en la criminalización de usuarios medicinales de cannabis en Chile quienes, a pesar de estar amparados por la actual Ley de Drogas para cultivar, siguen siendo perseguidos por el Ministerio Público, Carabineros de Chile y la Policía de Investigaciones.

Lunes 5 de abril de 2021.- El conversatorio Ley Cultivo Seguro: Cannabis, Derechos Humanos y Salud, organizado por Fundación Daya, fue moderado por la directora ejecutiva de Fundación Daya, Ana María Gazmuri, y contó con la participación de la senadora y candidata presidencial Ximena Rincón, la diputada Karol Cariola, Paulina Bobadilla, presidenta y fundadora de Mamá Cultiva y candidata a la alcaldía de Quilicura. Todas las participantes concuerdan en la urgente necesidad de detener el dramático incremento de la persecución del Ministerio Público y las policías hacia pacientes usuarios de cannabis medicinal, con graves consecuencias para las familias afectadas.

De hecho, pocos minutos antes de comenzar el conversatorio, una paciente de la fundación fue “visitada” por carabineros, quienes manifestaron tener una denuncia anónima y querían hacer ingreso al domicilio sin una orden judicial. La paciente se mantuvo firme ante las presiones de los funcionarios policiales, y no accedió a firmar la autorización de ingreso voluntario. Amenazaron con volver con una orden, cosa que aún no ocurre. Esta ya cotidiana situación ocurrió en la comuna de La Cisterna, según denunció la Directora Ejecutiva de Daya, Ana María Gazmuri.

La senadora Ximena Rincón, candidata a Presidenta de Chile, sólo pudo conectarse breves minutos por encontrarse en sesión especial de la Comisión de Hacienda del Senado, discutiendo el IFE (Ingreso Familiar de Emergencia), reafirmando así su férreo compromiso con la Ley Cultivo Seguro.

“Los allanamientos están siendo cotidianos, nunca en los casi nueve años que llevamos cultivando nuestra medicina en nuestras casas y enseñándoles a los pacientes a hacerlo, nunca habíamos visto una persecución como la que estamos enfrentando ahora. Nuestro promedio era tener la desgraciada cifra de cinco allanamientos al año, hoy tenemos esa cantidad a la semana, ese es el cambio que hemos vivido, es indignante”, dijo Ana María Gazmuri.

Ante este escenario, pidieron avanzar en la tramitación de la Ley Cultivo Seguro, la cual modifica el Código Sanitario, y que ya fue aprobada con el 88% de los votos de la Cámara de Diputadas y Diputados. Su promulgación protegería a quienes cultivan cannabis con fines medicinales, acabando con la persecución, pues permite que con una prescripción médica no se incauten las plantas en una primera instancia. “Restituye la presunción de inocencia”, explica la fundadora de Daya.

Los cultivos personales de cannabis destinados a uso personal, exclusivo y próximo en el tiempo, incluido el medicinal, no están penalizados en la Ley 20.000. La gran mayoría de los usuarios criminalizados son sobreseídos pero quedan gravemente afectados en su salud emocional, psicológica y física, traumatizados por la vulneración a sus derechos. Por lo demás, pierden sus plantas y materia prima por lo que se ven obligados a interrumpir sus tratamientos médicos, con las consecuencias que ello trae en el tratamiento de sus patologías. (Ver reportaje de CHV y CNN emitido recientemente en el noticiero central sobre las graves consecuencias de esta persecución)

“Si la Ley Cultivo Seguro estuviera vigente hoy, esto no pasaría. Esta es una ley que trabajamos con Fundación Daya y Mamá Cultiva, y que fue aprobada incluso con votos de derecha, y sin embargo en el Senado se frena. Hoy el Senado es cómplice y es responsable por no tramitar la Ley Cultivo Seguro, de aquellas situaciones que se están dando de persecución y detenciones ilegales de los pacientes. No es justo que tengamos que vivir situaciones de pacientes detenidos, que tienen que enfrentar juicios, pagar abogados con recursos que no tienen para recién demostrar que realmente son inocentes y que la ley los ampara. Es indignante», dijo la autora principal de la iniciativa legal, la diputada Karol Cariola.

La parlamentaria hizo un llamado a “presionar a la Comisión de Salud del Senado y también al Gobierno, el Gobierno podría resolver esto, el actual ministro vocero de gobierno votó a favor de este proyecto. Es importante que se tome conciencia que la persecución de pacientes no es el camino, tampoco el derroche de recursos públicos. Este proyecto ingresó al Senado el 29 de mayo del 2018, hace casi tres años. Esto es una cuestión de humanidad”, agregó Cariola.

«Las situaciones son dramáticas, gravemente vulneratorias, por eso hemos empezado a ingresar querellas de la mano del INDH por la violencia y lo inadecuado de los actuares policiales. Hay también algo muy grave que no nos había pasado antes, hoy tenemos pacientes en prisión preventiva… por tres plantas, el joven Sebastián de Talca, estuvo en prisión 17 días; ahora en Rancagua hay un profesor detenido, con prescripción médica, a quien además, le negaron el agua los cuatro primeros días de su detención, según cuenta su hermano. ¡Esto es urgente!”, agrega Ana María Gazmuri, quien adelantó que una vez aprobada la Ley Cultivo Seguro, y después de una regulación integral del Cannabis, trabajarán en una ley de reparación a las víctimas de la Ley 20.000. “Estamos enfrentando violencia del Estado en contra de los usuarios medicinales de Cannabis”, agregó.

La senadora Carolina Goic, quien ha presidido la Comisión de Salud del Senado, ha rechazado poner en tabla el proyecto a pesar de que la presidenta del Senado, la senadora Adriana Muñoz se lo ha solicitado formalmente mediante una carta y con urgencia. Este mes cambia la composición de la comisión, la que será presidida por el senador Rabrindanath Quinteros, quien se ha comprometido a poner la Ley Cultivo Seguro en tabla a la brevedad.

«Queremos defender a las familias, que tengan una protección desde sus barrios y diputaciones, porque el dolor no puede esperar. Acá hay familias que sufren, tenemos un gobierno indolente que no nos respalda, todo lo contrario, nos persigue a nosotros, los usuarios, pero no así al narco, dejan que hagan lo que quieran, lo digo porque lo veo en mi comuna, familias atemorizadas por el narcotráfico y la policía no llega, pero si hay una denuncia por una vecina que cultiva por su hijo, ahí llega y eso no puede seguir pasando. Le digo a las familias cultivadoras, que no tengan miedo, que no bajen los brazos, no están solas, vamos a estar ahí defendiéndolas», dijo Paulina Bobadilla.

La conversación alcanzó más de diez mil espectadores en la transmisión por las redes sociales de Fundación Daya. La entidad inició también una petición pública para que la Comisión de Salud del Senado de Chile ponga en tabla la Ley Cultivo Seguro, la que ya supera las 5.200 firmas.