“Seguiremos con el autocultivo porque es lo mejor que nos ha pasado, y lo mejor que les puede pasar a los que todavía no se atreven” sostiene Verónica Vásquez, Presidenta de Mamá Cultiva Perú.

Los beneficios y propiedades del cannabis medicinal se están expandiendo cada vez más en Latinoamérica. En septiembre de 2016 tres mujeres procedentes de Perú viajaron a Santiago: Aydé Farfán de Cultivando Esperanza; Verónica Vásquez y Carolina Rayme, fundadoras de Mamá Cultiva Perú. ¿Su intención? Conocer y aprender sobre extracción y preparación de medicina en base a cannabis para aliviar el sufrimiento de sus hijos. (Nota original).

Verónica y Carolina, quienes ya habían ido hasta Chile para reunirse conmama cultiva peru MamáCultiva y Fundación Daya, regresaron en diciembre para asistir al II Seminario Internacional de Cannabis Medicinal de Santiago. Madres de Colombia, Brasil, Bolivia, Argentina y Perú se reunieron y expusieron sus historias de trabajo y lucha, frente a la indiferencia de la medicina tradicional en las patologías de sus hijos.

Gracias a los esfuerzos de las madres de Perú, el pasado 5 de febrero se logró efectuar el primer taller de preparados medicinales en la ciudad de Lima; 15 familias aprendieron a producir su propio aceite de cannabis, apoyadas por Paulina Bobadilla, fundadora y Presidenta de MamáCultiva, a través de videoconferencia.

A Paulina le llena de orgullo poder ayudar a personas de otros lugares, impregnándolas con la experiencia de Mamá Cultiva y Fundación Daya: “Para mí fue una gran sorpresa ver a las familias de Perú con sus poleras y su medicina cannábica, es algo muy gratificante. Es importante dar la cara, porque no tenemos nada que esconder y queremos ser escuchados no solo en Chile, sino también en el resto de Latinoamérica”.

El taller se levantó tras varias reuniones. Los padres que integran la organización están comprometidos con el mismo protocolo que se trabaja en Chile: “Se trabaja y se lucha por los hijos, nadie se beneficia porque somos un grupo sin fines de lucro” expresa Verónica.

Verónica Vásquez, presidenta de Mamá Cultiva Perú, es madre de Giancarlo, quien sufre de epilepsia refractaria desde pequeño. Considera que, a pesar de la ilegalidad de la planta en el país, igualmente promoverán el autocultivo porque si no ¿de dónde obtienen una medicina eficaz para sus hijos? “Como padres lo que menos queremos es gastar más dinero en medicamentos, consultas y terapias que no han servido para nada. El cannabis es lo mejor que nos ha pasado”.

Giancarlo tiene 14 años y el tratamiento para su epilepsia refractaria consistía en tomar  19 pastillas diarias, lo que derivó en una gastritis severa, inflamación en el hígado, problemas en el riñón, así como un retraso severo. En su búsqueda por mejorar la calidad de vida de Giancarlo y la de su familia, sin dinero y endeudada por el costo de los medicamentos, su madre encuentra el contacto de Paulina Bobadilla a través de Internet.

Verónica está muy agradecida de haber conocido a Paulina, pues le entregó todo el apoyo del mundo: “Es como una mamá para nosotros. Porque nos guió, nos orientó, nos enseñó lo que necesitábamos para nuestros hijos y eso estamos haciendo en Perú: compartiendo lo que nos enseñaron a nosotros”. La madre buscó durante 14 años ayuda para su hijo y en un solo día tuvo un cambio enorme gracias al cannabis. Cuando Giancarlo comenzó con su medicina natural, la vida de su madre y  toda la familia cambió: “Después del cannabis, mi hijo tiene calidad de vida. Quiere ir a la escuela. Está conectado con la realidad, ahora puede conversar. Me siento tan emocionada de ver a mi hijo cada día mejor, estas cosas me dan más fuerza para seguir apoyando a otras mamás”.

Las 15 familias que accedieron al primer taller de preparación de medicina cannábica ya han visto resultados. Una linda experiencia para Verónica Vásquez, ya que todos los padres quedaron encantados: “El aceite artesanal que aprendimos a hacer no es comparable con los costosos aceites que se comercializan y no funcionan, mientras que el que nos enseñaron en Chile sí lo hace. Hay una diferencia abismal”.

En Perú ya han realizado talleres de autocultivo y próximamente dictarán charlas sobre el uso medicinal del cannabis. “El mejor mensaje para todas las mamás es que el cannabis las va ayudar. Para mí es una planta que Dios puso para nosotros y nuestros hijos. No hay que tenerle miedo, más miedo hay que tenerle a la medicina que nos recetan los doctores que no se abren a esto, porque eso sí hace daño. Los fármacos deterioraron a mi hijo y el cannabis lo está levantando. No hay que tenerle miedo a la medicina natural. Seguiremos con el autocultivo, porque es lo mejor que nos ha pasado y les puede pasar a los que todavía no se atreven. Estoy encantada con el cannabis” concluye la presidenta de Mamá Cultiva Perú.     1Kmq5BGH

Fundación Daya para el sitio YesWeSkunk