Asesinatos y crímenes violentos han disminuido más en los estados que limitan con México, a medida que los carteles de la droga pierden negocios debido a la regulación.

La creación de leyes que regulan el uso medicinal del cannabis ha llevado a una drástica reducción de los delitos violentos en los estados de EE.UU. que limitan con México, señala una nueva investigación.

Según el estudio “¿La marihuana legal debilita a las organizaciones mexicanas de narcotráfico? El efecto de las leyes de cannabis medicinal en la criminalidad de los Estados Unidos”, los crímenes violentos disminuyeron en un 13%, en aquellos estados fronterizos que legalizaron el uso médico de esta droga.

La mayor parte de la marihuana que se consume en los EE.UU. se origina en México, donde siete de los principales cárteles controlan el tráfico ilícito de drogas. “Estas leyes permiten a los agricultores locales cultivar marihuana que luego puede venderse en dispensarios de manera legal”, dijo la economista Evelina Gavrilova, una de las autoras del estudio. “Estos productores compiten directamente con los cárteles de droga mexicanos, que contrabandean marihuana hacia los Estados Unidos. Como resultado, los cárteles obtienen muchísimos menos negocios”.

El efecto de arrastre que esto produce, es una reducción en los niveles de violencia relacionada con las drogas. “Los cárteles compiten entre sí”, explicó Gavrilova. “Compiten por territorio, pero también les es fácil robar productos de otros cárteles y venderlos ellos mismos, por lo que luchan por el producto. También tienen que defender su territorio y asegurarse de que no haya espectadores ni testigos de las actividades del cártel”.

“Siempre que hay una ley que regula el cannabis medicinal, observamos que el crimen en la frontera disminuye porque de pronto hay mucho menos contrabando y mucha menos violencia asociada con esa actividad”.

the guardian 1

Mientras que los carteles mexicanos introducen de contrabando otras drogas como la cocaína, la heroína y la metanfetamina a través de la frontera, la marihuana es el mayor mercado de drogas en los EE.UU., un comercio del cual los carteles obtienen sus mayores beneficios. Producir una libra de marihuana en México (medio kilo aproximadamente) cuesta alrededor de 75 dólares, la que luego puede venderse por 6.000 dólares dependiendo de su calidad.

Gavrilova, junto a sus colegas investigadores Takuma Kamada y Floris Zoutman, estudiaron los datos de los informes criminales del FBI y los registros adicionales de homicidios entre 1994 y 2012. Analizando los datos, encontraron que entre los estados fronterizos el efecto del cambio en la ley fue mayor en California, donde hubo una reducción del 15% en los crímenes violentos, y que el estado que mostró la diminución más débil en este ítem fue Arizona, donde hubo una caída del 7%. Los delitos más afectados fueron el robo, el cual disminuyó en un 19%, y el homicidio, que disminuyó en un 10%. Los homicidios específicamente relacionados con el tráfico de drogas disminuyeron en un asombroso 41%.

Los autores afirman que su estudio proporciona nuevos conocimientos sobre los métodos para reducir delitos violentos relacionados con el tráfico de drogas. Pero su publicación se produce en el momento en que el fiscal general de los Estados Unidos, Jeff Sessions, está anulando la política de la era Obama que marcó el comienzo de las leyes sobre la marihuana medicinal.

the guardian 4

“Cuando el efecto sobre el crimen es tan significativo, resulta obvio que es mejor regular la marihuana y permitir que la gente pague impuestos sobre ella en lugar de convertirla en ilegal”, dijo Gavrilova. “Para mí es evidente que debería ser legal, que debiese estar regulada y que esos ingresos los debe recibir el Departamento del Tesoro”.

Hasta el momento, más de 20 estados en todo Estados Unidos han implementado leyes que regulan el uso medicinal del cannabis. En aquellos que lo han hecho, actualmente existe un dispensario de marihuana por cada seis farmacias regulares.

El estudio sugiere que la plena legalización de la marihuana en Colorado y Washington tendrá un impacto aún mayor en el tráfico de drogas, a medida que se construyan instalaciones de producción de marihuana a gran escala en esos estados, amenazando aún más la posición de los cárteles del narcotráfico.

La evidencia anecdótica sugiere que los cárteles están tratando de ingresar al negocio legal de la marihuana en California abriendo sus propias granjas. Otros recurren a la tráfico de personas y el secuestro para apuntalar sus ganancias decrecientes. También hay informes de que algunos cárteles están cambiando a nuevas formas de cultivo de drogas, sembrando amapolas en México para producir su propia heroína en lugar de importarla desde Afganistán.

the guardian 6

Traducido por Fundación Daya desde
www.theguardian.com
Texto Original