La participación en el Primer Seminario de Cannabis Medicinal de Calama del doctor Marcelo Morante, como expositor, y del Intendente de General La Madrid, Buenos Aires, Martín Randazzo, no fue casualidad. Ambos argentinos, influyentes en el municipio bonaerense, están estudiando de cerca el modelo chileno, impulsado por Fundación Daya, para replicarlo en Argentina. El Intendente Randazzo, electo en diciembre, abrazó el tema cannábico como promesa de campaña, logrando un amplio apoyo de su comunidad.

Para mí fue maravilloso estar en el seminario que se realizó en Calama, y nos llevamos muchos conocimientos a Argentina para nuestro proyecto”, comentó Randazzo, quien aseguró que “Chile es pionero en Latinoamérica gracias a Fundación Daya, y por su experiencia sabemos que con constancia y coraje se pueden lograr grandes cosas”. El Intendente recalcó que el cannabis medicinal es fuerte en Chile, y seguirá en Argentina, “y esperamos que siga creciendo por todo el continente”.

Al igual que en el caso chileno, la idea argentina es generar un estudio clínico  para investigar sobre el uso de cannabinoides en casos de epilepsia.

 

Arduo trabajo

Pero el prometedor trabajo argentino ha sido posible con un gran esfuerzo de parte de los involucrados. El doctor Morante comenzó a trabajar en 2014, momento en el que  pensaron que lo mejor sería generar un debate médico en el interior de las  universidades. Y antes de iniciar las investigaciones en Argentina, el facultativo optó por estudiar sobre cannabis medicinal en Canadá.

Me fui a capacitar a Canadá para conocer el tema médico  y también el tema de la  regulación. Más de 40 mil pacientes tratados allá son una cantidad suficiente que ratifica que están capacitados”, comentó.

Ya de vuelta en Argentina, el trabajo no fue fácil. “Debido a los enormes prejuicios, nos fuimos encontrando con trabas. Por ejemplo, nos decían que no estábamos  preparados, pero la idea de las universidades justamente es estar preparadas para abrirse a temas nuevos y  a realizar estudios”, aseguró Morante.

El dolor fue el tema principal que quieren instalar en el sistema de salud pública, pero también ellos se toparon con muchos prejuicios por parte de médicos y pacientes. “Todo surgió por miedo a las adicciones”,comenta.

Fue ahí donde comenzaron las investigaciones en las universidades. “Diversos académicos nos propusieron generar estudios basados en Canadá”, agrega el médico.

 

Hechos

En Argentina se hizo conocido el caso de un niña de 3 años que, de 700 convulsiones diarias bajó a menos de 20, mejorando además su motricidad, entre otras aspectos de su desarrollo, todo gracias al uso medicinal de cannabis. “Esto comenzó a generar conmoción en el país, y esta conmoción inició el debate”, agrega el Intendente Randazzo.

Ahí fue cuando con Martín Randazzo ideamos  una campaña con el ejemplo de Fundación Daya como una forma de generar empatía, con el slogan de ‘Ponte En Mis Zapatos’”, comentó Morante.

Finalmente, entendieron que el caso argentino se parece mucho más al caso chileno que el canadiense.

 

Hoy

Tanto Morante como Randazzo, además  de participar en el Primer Encuentro de Cannabis Medicinal de Calama, organizado por Fundación Daya Calama, tuvieron dos días de reuniones con la Directora Ejecutiva de Fundación Daya, Ana María Gazmuri, y con parte del equipo médico de la Fundación, incluyendo a la directora de Investigación y Estudios Clínicos, Doctora Gisela Kuester, prestigiosa neuróloga experta en epilepsia, además del expositor invitado, Andrés Chávez, destacado neurocientífico.

11.jpg

También  estuvieron presentes los anfitriones, doctores Constanza Urízar e Ismael Vicencio, y el coordinador de Daya Calama, Antonio Reiter. Además,  aprovecharon de participar en una reunión  con  los representantes de la fundación y el Alcalde de Calama, Esteban Velásquez. Se compartieron miradas sobre el futuro del cannabis medicinal en la región y la necesidad de trabajar de manera colaborativa entre países hermanos, con un fuerte énfasis social.

Calama fue el primer municipio de 20 en confirmar su participación en la plataforma colaborativa para desarrollar la investigación sobre el Cannabis Medicinal impulsado por Daya.  El cultivo  está en el poblado rural de Quinamávida. Con el material cosechado se elaborarán los fitofármacos que se usarán en tres grandes estudios clínicos, en los que participarán  4 mil pacientes chilenos.

En Argentina, al igual que en Chile, tenemos saberes médicos, saberes sociales y saberes políticos. Ahora lo que falta son los saberes legislativos”, puntualizó Morante.

9.jpg