Tras conocerse el caso de Billy, un niño de 12 años con epilepsia que fue hospitalizado luego que las autoridades le confiscaran su aceite de cannabis; el gobierno inglés decidió revisar la legislación para presentar cambios que eviten casos como este.

La semana pasada Billy Caldwell de 12 años debió ser hospitalizado luego de que autoridades británicas le confiscaran su aceite de cannabis, que utilizaba como tratamiento para la epilepsia. La madre de Billy debió viajar a Canadá a obtener el medicamento, después de que le prohibieran a su médico seguir recetándole cannabis.

El Ministerio del Interior se contactó con el equipo médico de Billy y decidió devolverle su medicamento, además de revisar la legislación y evaluar cambios.

Según las leyes británicas, actualmente el cannabis es una droga de categoría 1, desconociendo su valor terapéutico. Sin embargo, sí está permitida su utilización con motivos de investigación y/o para ensayos clínicos, bajo autorización del Ministerio del Interior.

La familia Caldwell, que reside en Irlanda del Norte, ha recibido el apoyo de varios parlamentarios de diferentes partidos políticos. El secretario del Interior Sajid Javid anunció que el Gobierno llevará a cabo una revisión de la legislación respecto al uso de cannabis para uso medicinal.

Javid afirmó que la comisión de expertos primero examinará la evidencia de los beneficios médicos del cannabis, y luego los asesores del gobierno recomendarían qué productos podrían revisarse. “Desde que me convertí en secretario del Interior, me ha quedado claro que la situación en nos encontramos actualmente no es satisfactoria para los padres ni para los médicos. Llegué a la conclusión de que es hora de revisar el del cannabis”, afirmó.

El caso de Billy no es el único que ha salido a la luz exigiendo un cambió en la legislación. El caso de Alfie Dingley también causó revuelo. Se trata de un niñ de 6 años que sufre decenas de crisis epilépticas por día. Luego de que su madre diera una entrevista en televisión nacional, el primer ministro ofreció personalmente ayudar a Alfie, emitiendo una licencia para su aceite de cannabis.