Argentina legalizó el autocultivo para uso medicinal y el expendio de aceites en farmacias. “Se trata de un acceso oportuno, seguro e inclusivo y protector”, dice el decreto en el Boletín Oficial de la nueva reglamentación de la ley 27.350, firmada ayer por el Presidente Alberto Fernández.

Santiago, 13 de noviembre 2020.- La lucha por el derecho al autocultivo de cannabis con fines medicinales ha sido transversal en América Latina, y ha estado liderada por organizaciones y colectivos comprometidos y solidarios. La colaboración, el intercambio de saberes, prácticas y conocimientos de las organizaciones de distintos países como Paraguay, Colombia, Perú, Argentina, México, Brasil, Ecuador y Chile ha sido la tónica durante estos últimos años. En este contexto, Fundación Daya, pionera tanto por realizar el primer cultivo legal de Cannabis Medicinal de la región como por fundar el primer Centro Médico Cannábico en Latinoamérica, ha estado comprometida con los avances legislativos en los diferentes países. Estas colaboraciones regionales han sido impulsadas junto a Mamá Cultiva, agrupación de madres cultivadoras que nace en Chile al alero de Fundación Daya.

“Parte de las semillas de este triunfo surgieron desde Chile”, dice Paulina Bobadilla, fundadora y Presidenta de Mamá Cultiva. Ambas fundaciones dieron el impulso para la formación de la versión trasandina de la organización, una de las impulsoras de la histórica Ley de Cannabis Medicinal aprobada ayer en Argentina.

Mamá Cultiva Argentina, un grupo de madres de niños con epilepsia refractaria y otras patologías, nace en abril del 2016 en Buenos Aires, hasta donde viajó Ana María Gazmuri, la fundadora y Directora Ejecutiva de Daya, junto a Paulina Bobadilla. Este viaje selló una estrecha colaboración entre ambos países. En la visita al país vecino, ambas activistas expusieron frente a una multitudinaria audiencia en la localidad de General La Madrid, de la provincia de Buenos Aires, en el Primer Seminario Internacional de Cannabis Medicinal de Argentina, invitadas por el Intendente Martín Randazzo. General La Madrid llegó a ser la primera localidad en impulsar un proyecto de cannabis medicinal en esa nación. Así comenzó una unión de fuerzas para promover leyes que permitan y faciliten el acceso democrático al uso medicinal del cannabis, como también profundizar la educación y capacitación, tanto médica como comunitaria.

Primer Seminario Internacional de Cannabis Medicinal de Argentina

Antes del lanzamiento oficial de la organización argentina en la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), sus integrantes fundadoras vinieron a Chile para empaparse de la experiencia acumulada de Daya y Mamá Cultiva.

Lanzamiento de Mamá Cultiva Argentina en Buenos Aires

“Nosotras, las cultivadoras chilenas somos partícipes de este triunfo, nos reunimos con Mamá Cultiva Argentina hace muchos años acá, les dijimos que era posible autocultivar y tener la medicina para sus hijos a un mínimo costo. Esas madres que tenían miedo, ese día se fueron para su casa con el corazón lleno de esperanza y sin temor, y hoy al fin dejan de ser ilegales”, agrega emocionada, Paulina Bobadilla.

También Fundación Daya ha forjado un fuerte vínculo de colaboración con el Centro de Estudios de la Cultura Cannábica de Argentina, CECCa, particularmente en el área de educación médica, investigación y experiencia clínica. Así también, Ana María Gazmuri fue una de las principales expositoras en la primera Expo Cannabis Argentina en septiembre del 2019, actividad que convocó más de 65.000 asistentes, el 70% de ellos interesados en el uso medicinal del cannabis.

Esta nueva reglamentación que incluye el cultivo personal, solidario y asociativo, además de la compra de preparados y fármacos en farmacias, ayuda a empujar los límites en toda Latinoamérica, avanzando hacia el fin de la criminalización de miles de familias en la región.

“Es una inmensa alegría, por fin se respeta el trabajo de organizaciones y asociaciones de pacientes; así se avanza en la construcción colectiva de una mejor sociedad. ¡Felicitamos a todo el movimiento argentino por el cannabis por este triunfo histórico! Hemos sido hermanas y hermanos en la lucha por la salud, la dignidad y la seguridad de pacientes y usuarios de Latinoamérica. Que la sensatez siga primando en la región”, dijo Ana María Gazmuri, quien a su vez, recibió los agradecimientos de las activistas trasandinas por el apoyo constante.

Desde Mamá Cultiva Fundadoras Argentina, comunicaron que «estamos de fiesta porque somos legales, porque vamos a cultivar la medicina de los nuestros sin miedo, porque algunos sueños se hacen realidad y este era uno de nuestros mayores sueños, porque nuestros gritos fueron escuchados, porque supieron entender que no somos delincuentes».

Expo Cannabis Argentina

Parlamentarios argentinos visitaron Chile
En septiembre de ese mismo año 2016, en el contexto de la redacción de la ley del cannabis en Argentina, Fundación Daya recibió a un grupo de nueve diputados de diversas bancadas, integrantes de la Comisión de Salud y Acción Social, que viajaron a nuestro país para conocer el debate nacional sobre el uso medicinal de cannabis, así como el trabajo pionero realizada por la organización chilena. La comitiva estuvo encabezada por la Diputada Carolina Gaillard, en ese entonces Presidenta de dicha comisión y que hoy lidera la Comisión de Legislación Penal; la misma Gaillard el mes pasado presentó un proyecto de ley para un nuevo marco regulatorio integral sobre producción, comercialización y exportación de cannabis. La parlamentaria argentina en ese entonces indicó que “entendemos que hay una necesidad concreta de miles de madres y pacientes que no han tenido mejoría con tratamientos convencionales, y conocer la experiencia chilena, impulsada por Fundación Daya y MamáCultiva, nos permite entender cómo encarar el proyecto de ley que tenemos en Argentina”.

Gaillard recalcó el hecho que los nueve diputados que viajaron a Chile son de distintos bloques políticos, y esto se debe a que “lo central es poder garantizar a todos el acceso a la salud, que es un derecho fundamental”. Quien también se refirió a la visita ese año, fue la Diputada Nilda Garré, quien indicó que “los chilenos tienen mucho que contarnos, mucho que decirnos y enseñarnos, y agradecemos su buena voluntad para apoyarnos en nuestro trabajo legislativo, donde queremos dar una solución lo más rápido posible a las personas que tienen alivio con el uso medicinal de cannabis”.

Hoy estos anhelos han sido, por fin, concretados.

La Directora Ejecutiva de Daya, Ana María Gazmuri, junto a la delegación de parlamentarios argentinos

Chile: Ley Cultivo Seguro detenida por la Senadora Carolina Goic
La Ley Cultivo Seguro, que fue impulsada por la Diputada Karol Cariola (PC), establece que con una prescripción médica las Policías no pueden incautar las plantas de los pacientes, fue aprobada con el 88% de los votos el año 2018 en la Cámara de Diputados. Su tramitación legislativa ha quedado congelada en la Comisión de Salud de la Cámara Alta, presidida por la Senadora Carolina Goic, quien sistemáticamente se ha negado a ponerla el proyecto en tabla, a pesar de que la Presidenta del Senado, Adriana Muñoz, le ha solicitado poner urgencia a este proyecto de ley, debido a la grave vulneración de derechos que sufren hoy miles de pacientes. Hasta hoy no ha habido respuesta, dejando a miles de familias chilenas en la mayor indefensión, negándose al debate democrático de este tema urgente.

“Le hago un llamado a la senadora Goic a que deje de lado su egocentrismo y que mire el dolor de cientos de familias criminalizadas que son tratadas peor que un delincuente. Acá tenemos una normativa con aprobación mayoritaria que está durmiendo en el Senado. Ya quisiéramos tener acá parlamentarios como los argentinos, que realmente respaldan y luchan porque los DDHH sean respetados”, dice Paulina Bobadilla.

Las líderes de Fundación Daya y Mamá Cultiva en el Congreso durante la discusión de la Ley Cultivo Seguro

Decreto y Boletín oficial: https://www.boletinoficial.gob.ar/detalleAviso/primera/237208/20201112

Extracto: “Que un Estado presente, en el que la Salud Pública es un eje prioritario, demanda establecer las condiciones necesarias para que la accesibilidad de sustancias para su uso medicinal responda a estándares de calidad y seguridad sanitarios.

Que a los fines de proporcionar una respuesta equilibrada entre el derecho de acceso a la salud y la seguridad sanitaria, es que la presente reglamentación establece un registro específico para usuarias y usuarios que cultivan Cannabis para fines medicinales, terapéuticos y/o paliativos, como así también promueve la creación de una red de laboratorios públicos y privados asociados que garanticen el control de los derivados producidos.

Que es necesario reconocer que el desarrollo de investigación y evidencia científica en el uso medicinal, terapéutico y/o paliativo del Cannabis y sus derivados se encuentra en pleno desarrollo en el mundo, lo cual obliga a seguir los avances de la ciencia para ir consolidando la política pública y el marco regulatorio vigente.

Que por lo expuesto, resulta impostergable crear un marco reglamentario que permita un acceso oportuno, seguro e inclusivo y protector de quienes requieren utilizar el Cannabis como herramienta terapéutica”.