IMG_8206

“Cannabis Medicinal: Un camino de alivio y bienestar” y un caso clínico fueron las presentaciones que la Directora Ejecutiva de la Fundación Daya, Ana María Gazmuri, y la Directora de Investigación y Estudios Clínicos de la misma organización, la Neuróloga Gisela Kuester, presentaron respectivamente ante cerca de un centenar de profesionales de la salud del Hospital DIPRECA de Carabineros.

La actividad se realizó gracias a la invitación que recibió la Fundación Daya de parte de la Unidad de Geriatría de la institución de salud, debido al creciente número de pacientes que usan cannabis a nivel medicinal.

12805836_1061294447247169_476631823688419259_n

Poco a poco la gente le ha perdido el miedo al cannabis y llegan muchos pacientes usuarios. Por esto mismo, nos surgen muchas preguntas que a veces no podemos contestar, por lo que invitamos a Fundación Daya a exponer y resolver las dudas”, comentó Jorge Orellana, Químico Farmacéutico de la Farmacia del Hospital DIPRECA, quien actuó como maestro de ceremonia.

La primera en presentar fue Gazmuri, quien valoró la instancia y se mostró satisfecha con la actividad y la convocatoria. Su ponencia partió con la presentación de Fundación Daya, además de un recuento de la historia del cannabis a través de diversas culturas.

Es importante destacar que el cannabis, en sus estado natural, es una de las sustancias terapéuticamente activas más seguras conocidas por la humanidad, a diferencia del alcohol, aspirina, opiáceos, nicotina o la cafeína. La dosis letal equivaldría a 30 mil veces la dosis habitual”, comentó Gazmuri, quien además aseguró que “se ha ido demostrando que el cannabis es una salida de las drogas duras más que una puerta de entrada”.

Según Gazmuri, son más de 400 los niños que están haciendo uso medicinal de cannabis para epilepsia en Chile. “Al integrar cannabis en sus tratamientos, se ha podido combatir la polifarmacia que sufren los pacientes”, agregó la representante.

Luego de la presentación de Gazmuri, fue la Doctora Kuester quien presentó un caso clínico de paciente de 66 años con epilepsia, quien tuvo una larga terapia con fenitoína sin grandes cambios, pero que sí logró una mejoría sustancial gracias al uso de cannabis, bajando la cantidad de crisis que tenía.

Con respecto a la actividad, Kuester comentó que “me parece súper relevante que sea de un hospital institucional de las FFAA donde se hizo la invitación, con el respaldo de la división de medicina, porque quiere decir que el interés está aumentando y que la evidencia científica les está llegando”. Además, la neuróloga agregó que “es valorable que los médicos quieran conocer más del tema y tener respaldo científico, se nota una ansiedad de saber más”.

La charla culminó con una ronda de preguntas de parte de los profesionales, quienes valoraron la instancia.

IMG_8191IMG_8202

Reacciones

Los profesionales presentes en la charla valoraron la información entregada por la Fundación Daya. Uno de ellos fue Marcelo Gallardo, Médico de Familia del Servicio Médico del Hospital DIPRECA, quien señaló que “venía con prejuicios, y con la exposición me quedó claro que esta es una herramienta que hay que aprovechar y debemos conocer”.

Además, Gallardo agregó que “me interesa saber de esto, aprender de esto, o por lo menos saber dónde derivar los casos. Es necesario que estas actividades se realicen en toda la red pública, porque es una herramienta más, y si hablamos de bioética, me parece que es injusto para los pacientes que nosotros, como médicos, no conozcamos y no usemos una herramienta que los pueda beneficiar”.

Por otro lado Fabiola Meneses, Asistente Social, dedicada a la Gerontología Social en la institución, comentó que “los contenidos me parecieron interesantes y es necesario poder conocer la historia de cómo la prohibición impactó en la vida de muchas personas”. Meneses aseguró que “lo más importante es aliviar a las personas, y si hay nuevas formas que se investigan seriamente para ayudar a la gente que está sufriendo, me parece que es necesario”.

Finalmente, el Químico-Farmacéutico Jorge Orellana se mostró esperanzado respecto al futuro, ya que, según aseguró, “entre los médicos, principalmente los jóvenes, hay un mundo mucho más abiertos que hace alguno año, y son mucho más pro a investigar e informarse, y con eso se pueden abrir muchas puertas”.

 

Fotos: Comunicaciones de DIPRECA