Tomás Basso, Abogado de Fundación Daya logró que se desestimara la solicitud de medida de protección interpuesta por el servicio de salud de Aysén, en favor del niño de iniciales F.A.O. contra su madre Angélica Oyarzo por utilizar cannabis medicinal como método paliativo, y no seguir indicaciones de los profesionales del servicio. Según el servicio de salud de la región, el tratamiento en base a cannabis no estaba normado e incumplía el régimen clínico recetado.

El abogado indicó que el tratamiento médico sugerido por el servicio de salud sí se estaba llevando a cabo, en paralelo al señalado por Fundación Daya Aysén, el cual ha entregado excelentes resultados al menor. Por lo mismo asistieron a tribunales para presentar las recetas médicas e informes emitidos por el médico de Fundación Daya, Dr. Rodrigo Araya, para demostrar la vigilancia y efectividad del tratamiento en base a la planta, antecedentes que fundaron la decisión del Tribunal de Familia de Coyhaique de rechazar la solicitud de medida de protección.  

La madre del menor exhortó al servicio de salud para que “abran la mirada, escuchen a las familias y las eduquen”, pues argumentó que  “la educación que he tenido sobre su enfermedad ha sido por mi cuenta. A mi hijo le tuve que explicar qué tenía, porque en el área de salud no fue explicado y fui cuestionada por eso”.

Por su parte Edilia Neymán, representante de Fundación Daya Aysén, manifestó que “nosotros no podemos seguir permitiendo que vulneren los derechos de nuestros usuarios necesitamos que la ciudadanía se empodere”. Para Fundación Daya este caso marca un nuevo precedente a nivel nacional sobre el uso del cannabis, mientras que el menor y su familia agradecen y celebran los beneficios del tratamiento en base a cannabis medicinal.