Chile, país líder en la región en la democratización del Cannabis Medicinal, la sociedad civil organizada obtuvo avances legislativos en el resguardo de los Derechos Humanos (DDHH) y terapias alternativas en los últimos años.

Lograr una comunidad curiosa, informada, empoderada y libre de prejuicios con respecto al uso medicinaldel Cannabis en el país” es el objetivo de la Fundación Daya Chile según Ana María Gazmuri su Directora Ejecutiva.

Revise a continuación, el trabajo que realiza la organización con respecto al consumo adulto y responsable del Cannabis, los avances en materia legislativa en el país, estudios científicos y metas a futuro, algunos de los aspectos que trató Gazmuri en entrevista con Diario Puerto Varas.

Fundación Daya es una organización sin fines de lucro que tiene como objetivo la investigación y promoción de medicinas naturales y terapias alternativas orientadas a aliviar el sufrimiento humano, tejer redes de colaboración y educación comunitaria, como también colaborar y asesorar en el diseño de políticas públicas que promuevan el bienestar físico, anímico y espiritual de las personas”, explicó la Directora Ejecutiva de Fundación Daya.

Daya en sánscrito significa “amor compasivo”, ponerse en el lugar de otro, sentir su dolor como propio. Y ese es el espíritu de la fundación que busca encarnar las urgencias y necesidades de la comunidad, haciéndolas propias. En Daya creen que el dolor humano muchas veces es inevitable, es parte de la existencia humana, pero se puede aliviar. Y para ello la naturaleza ofrece plantas medicinales que hemos aprovechado desde nuestro origen.

Cannabis sativa, es una especie herbácea de la familia Cannabacea, una planta cuyo principal componente activo es el Tetrahidrocannabinal. El término “marihuana” comúnmente utilizado, es de origen mexicano, y se refiere a las tres subespecies distintivas de la planta cannabis cannabis sativa. Cultivada en exterior normalmente alcanza la madurez dentro de tres a cinco meses. Y en el interior, con calor e iluminación óptima, puede llegar a la madurez en tan sólo 60 días.

Los seres humanos han cultivado y consumido las sumidades floridas (cogollos) de la planta Cannabis hembra hace siglos. Textiles a base de Cannabis datan de 7.000 años aC, han sido recuperados en el norte de China, y el uso de la planta como agente medicinal y ritual. En 2008 arquéologos descubrieron en Asia Central más de dos libras de marihuana de 2.700 años, en la tumba de un antiguo chamán momificado.

La cultura moderna continúa utilizando cannabis para estos mismos fines, a pesar de la actual prohibición en el mundo. Según Ana María Gazmuri esta surgió en 1937, impulsada por fuertes intereses corporativos en EEUU, además de un afán de control social de minorías migrantes que tenían culturalmente incorporado el uso de la planta.Posteriormente esta “guerra a las drogas “fue intensificado en el gobierno de Nixon en 1970. Y Chile simplemente se sumó, como suele hacer, a la tendencia estadounidense.

En EEUU el Congreso impuso prohibiciones federales que prohíben el uso recreativo, industrial y terapéutico del Cannabis, por la aprobación de la Ley del Impuesto sobre Marihuana de 1937. La que fue posteriormente reafirmada clasificando más de 60 cannabinoides únicos, biológicamente activos como: THC, THCV, CBD, THCA, CBC y CBG, entre otros, muchos de los cuales poseen propiedades terapéuticas documentados.

Entre las propiedades terapéuticas de los cannabinoides y demás componentes de la planta , como terpenos y flavonoides, se cuentan sus propiedades neuroprotectoras y analgésicas, su rol como antiinflamatorio, como antiemético, como anticonvulsivante. Y hasta la fecha hay más de 22.000 estudios publicados en la literatura científica relacionada con la planta de Cannabis y sus cannabinoides. La Academia American de Ingeniería, Ciencia y Medicina de EEUU publicó una revisión de varios cientos de trabajos que evalúan las propiedades terapéuticas del Cannabis”enfatizó Ana María Gazmuri.

La democratización del acceso al Cannabis Medicinal en Chile es una realidad que camina a paso firme, gracias al trabajo desde las plataformas ciudadanas comprometidas con una regulación responsable. Por ejemplo se modificó la resolución N.º 123, del 23 en julio de 2015, en los decretos 404 y 405, ambos de 1983, Reglamento de Estupefacientes, del Ministerio de Salud de Chile, que facilita el acceso a tratamientos y medicamentos derivados de la especie vegetal Cannabis sativa.

El Instituto de Salud Pública en su oficio N.º 1.014, de julio de 2015, especificó que en base a los resultados de su Comisión Técnica refrendados por el Grupo de Trabajo del Ministerio de Salud, propone “adecuaciones a la normativa vigente con el objeto de permitir el uso del Cannabis y sus derivados para fines de investigación científica o clínica y en tratamientos médicos” (Normativa: https://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=1085003).

El reglamento además indica que “las especialidades farmacéuticas que contengan cannabis, resina de cannabis, extractos y tinturas de cannabis podrán expenderse al público en farmacias o laboratorios mediante receta médica retenida con control de existencia”.

Asimismo, en Chile la legislación vigente permite el autocultivo, el cultivo colectivo y fitofármacos estandarizados, para uso medicinales bajo prescripción médica. Sin embargo, es frecuente ver en noticias nacionales y locales la detención de personas naturales por uso medicinal, debido al desconocimiento de los cambios en la Ley por parte de quienes ejercen la autoridad.

Para evitar riesgos Daya Chile recomienda a los usuarios del cannabis disponer siempre de su prescripción médica, rotular correctamente las plantas en cultivo medicinal hogareño (con nombre, RUT y fines terapéuticos específicos) y si es víctima de un posible actuar policial poco informado, no firmar nada hasta contactar a su abogado o a la Fundación Daya Chile, cuyo Consultorio Jurídico apoya y acompaña estos procesos de defensa de los usuarios. Fundación Daya trabaja en colaboración con la Defensoría Penal Pública, en el marco del convenio suscrito entre ambas instituciones. También Daya aporta con peritos del aérea química y médica.

De igual forma Fundación Daya ha sido impulsora y forma parte de la plataforma de Regulación Responsable Chile, que busca una política de Drogas que tenga como principal fundamento el respeto de los Derechos Humanos y la democratización del acceso al Cannabis Medicinal.

Seguiremos informando sobre los riesgos, normativas y derechos del consumo de esta plata medicinal en Chile. De igual forma contextualizando que el avance legislativo, en relación al uso del Cannabis Medicinal, se origina desde la base, de una sociedad civil instruida, consciente, conocedora de sus Derechos Humanos y cohesionada a través de sus organizaciones.

Por Constanza Hitschfeld W.
Periodista Diario Puerto Varas

Texto Original