Cinco partidos en el parlamento danés han respaldado la regulación legal del cannabis, incluido un partido en la coalición gobernante.

El cultivo, la distribución y la posesión de cannabis han estado prohibidos en Dinamarca durante más de 60 años, desde la implementación de la Ley de Euforizantes en 1955. En una carta pública, miembros de cinco partidos políticos describieron esta prohibición como “extremadamente dañina” y advirtieron que la prohibición promueve el crimen, permite que las “pandillas” ganen grandes cantidades de dinero, no previene el abuso y dificulta que las autoridades y otros adultos establezcan un diálogo abierto sobre el consumo de cannabis entre los jóvenes.

La movida es respaldada por la Alianza Liberal -el segundo partido más grande en la coalición gobernante – y otros cuatro partidos: Alternativa, la Alianza Verde Roja, el Partido Popular Socialista y el Partido Social Liberal. En total, los cinco partidos tienen 52 de los 179 escaños de la legislatura.

Argumentan que el Estado debería controlar el cannabis, regulando legalmente su producción y suministro. La legalización no ha sido respaldada por la oposición oficial del Gobierno, los socialdemócratas, aunque Henrik Sass Larsen, uno de los parlamentarios más prominentes del partido, ha pedido la despenalización del cannabis.

Según Esben Houborg, profesor asociado del Centro para la Investigación del Alcohol y las Drogas de la Universidad de Aarhus, la prohibición del cannabis puede no tener un efecto significativo en las tasas de uso del medicamento. “Existe el riesgo de que se comience a consumir más cannabis por su fácil acceso, pero hoy eso ya ocurre, esté criminalizada o no”, afirmó.

Sin embargo, dice Houborg, la prohibición del cannabis tiene un efecto negativo en la sociedad en general. “Una prohibición del cannabis lleva a la criminalización de los que consumen y, por lo tanto, arriesgan alguna forma de marginación. Al mismo tiempo, la prohibición alimenta la economía de las drogas ilegales y el crimen organizado que está asociado con ella,” advirtió.

Torsten Gejl, vocero del partido Alternativa, cree que la legalización debería ir acompañada de regulaciones estrictas para erradicar el mercado negro, y castigar a cualquiera que continúe asociado con él.

 

En declaraciones a The Local, Gejl dijo que “el uso y la venta de cannabis está completamente fuera de control en Dinamarca, por lo tanto, es increíblemente importante que tengamos precios que compitan con el mercado ilegal. Creo que eso causará que parte del mercado ilegal desaparezca. Y si las pandillas de motoristas siguen vendiendo a menores, debemos tomar medidas enérgicas contra ellos”.

Proporcionar precios competitivos para contrarrestar las ventas ilegales es un sentimiento que hace eco en los reformistas de la ley del cannabis de todo el mundo. En marzo de 2018, el partido político más grande de Portugal aprobó una moción a favor de la legalización del cannabis y la fijación del precio del medicamento al “valor de la calle”. En Uruguay, los legisladores fijaron el precio del cannabis legal en $1 por gramo (luego aumentó a $ 1.30 por gramo) para arrebatarle el mercado a los narcotraficantes.

A pesar de la prohibición de larga data del cannabis en Dinamarca, ha sido abiertamente vendida y consumida en Christiania, un barrio de la capital danesa durante casi 50 años. El mercado de drogas del área se enfrentaba a represalias ocasionales por parte de la policía; sin embargo, en 2016, la llamada “calle Pusher” del distrito supuestamente traía 1 billón de coronas ($ 153 millones de dólares) por año en ventas de cannabis. La actividad policial en el área se ha intensificado en las últimas semanas, con 82 personas acusadas de posesión de cannabis en el área en solo un día en Christiania a principios de junio.

Como en la mayoría de los países de la UE, el cannabis medicinal no está ampliamente disponible para los pacientes en Dinamarca. Sin embargo, este año, el gobierno ha comenzado a probar un esquema piloto de cannabis medicinal, mediante el cual los médicos pueden prescribir el medicamento a un número limitado de pacientes con ciertas dolencias, incluida la esclerosis múltiple, el dolor crónico y las náuseas asociadas con la quimioterapia.

Los cinco partidos se reunirán esta semana en el parlamento danés para discutir cómo llevar adelante la legalización del cannabis.