El día 18 de mayo de 2016 se publicó una carta al director enviada a El Mercurio, firmada por la Doctora Patricia González y el Doctor Luis Castillo, donde desconocen los beneficios medicinales del cannabis.

Ante esto, Fundación Daya responde:

 

 

Señor Director:

Escribimos en respuesta a la carta publicada el 18 de mayo en relación al cannabis medicinal, donde nuevamente se incurre en errores por desconocimiento de la realidad científica e internacional.

Desde el año 2000 existe en Países Bajos la Oficina de Cannabis Medicinal (OMC) dependiente del Ministerio de Salud. Es la entidad encargada de producir cannabis para fines médicos y científicos, que los holandeses tienen la posibilidad de adquirir en forma de flores secas en farmacias, con prescripción médica desde 2003. Las sociedades científicas del país europeo consideraron que los peligros percibidos del consumo de cannabis no superan los posibles efectos beneficiosos para ciertos grupos de pacientes con enfermedades crónicas.

También en 2000, Canadá legalizó el uso de cannabis medicinal. El país cuenta con un programa nacional (MMPR, Marihuana for Medical Purposes Regulations) con más de 40.000 pacientes autorizados para su uso, quienes pueden adquirirlo a cultivadores autorizados o autocultivarlo.

En Israel, uno de los países más avanzados en la investigación científica de los efectos medicinales del cannabis, existe la Unidad de Cannabis Medicinal dependiente del Ministerio de Salud, organismo que emite los permisos para utilizar cannabis con fines medicinales, trabajando en conjunto con médicos, cultivadores, proveedores y usuarios de cannabis medicinal, así como otros organismos gubernamentales (Ministerio de Justicia, Agricultura, Seguridad Pública, Policía, etc). Los israelíes pueden acceder a flores secas y aceites ricos en cannabinoides.

Los resultados de los programas de cannabis medicinal señalados demuestran los efectos positivos del uso de cannabis (en cualquiera de sus formatos) en pacientes que no han encontrado alivio en los fármacos convencionales. Después de más de una década de funcionamiento, si la planta en formato de flores secas no tuviera buenos resultados, los programas no habrían continuado y, por el contrario, el número de usuarios va en aumento.

Al día de hoy, existen más de 30.000 publicaciones científicas referentes al cannabis, cannabinoides y marihuana, muchas de ellas confirmando sus beneficios. Ahora es momento de respaldarlos sumando nuevos estudios clínicos, labor en la que muchas organizaciones a nivel internacional nos estamos embarcando, y en Chile lo hacemos bajo la atenta mirada del ISP y con el respaldo del MINSAL. La evidencia existe y seguirá aumentando en número y calidad.

 

Dra. Gisela Kuester Farías

Neuróloga y Epileptóloga

Directora de Investigación y Estudios Clínicos, Fundación Daya

 

Ana María Gazmuri Vieira

Directora Ejecutiva Fundación Daya

 

Karina Vergara Fernández

Lic. Ciencias Biológicas, PUC.

Master Cs. Universidad de Barcelona

Fundación Daya