Con gran asistencia se llevó a cabo este 23 de mayo de 2019 el Seminario «Uso medicinal del Cannabis, persecución penal y Derechos Humanos: hacia un nuevo paradigma” actividad organizada en conjunto con Asociación Pensamiento Penal y realizada  en el Auditorio de la Escuela de Derecho de la Universidad Diego Portales (UDP).

El Seminario comenzó con las palabras de la directora del Centro de Derechos Humanos de la UDP, Lidia Casas, quien destacó que en nuestro país, es urgente que el debate en torno al cannabis se ponga a tono en el debate a nivel mundial, entendiendo que es una discusiòn necesaria en un país que reclama modernidad.

El ministro de la Corte Suprema de Justicia, Lamberto Cisternas, centró su intervención, en la necesidad de que en los procesos judiciales que involucren a pacientes de cannabis medicinal, debe haber una serie de requisitos precisos en los cuales “el tema de la prueba deba estar pre-constituída”, como un camino para asegurar la protección de los derechos de los imputados.

La actividad continuó con la presentación de Mario Juliano; Fundador Asociación Pensamiento Penal Argentina y juez de la provincia de Necochea, quien compartió su experiencia en el país trasandino. En ese sentido, llamó la atención respecto que se pone acento en el tráfico al menudeo (microtráfico), dejando de lado el tráfico mayor. Así mismo, en el caso de las personas que trasladan droga en sus cuerpos, mayoritariamente mujeres, él está en la línea de considerar a dichas personas como víctimas de trato de personas y no sólo como infractoras de ley.

Luego fue el turno de Ana María Gazmuri, quien repasó la historia y fracaso del prohibicionismo recalcando en la necesidad de nuevas regulaciones que eviten la vulneración de derechos humanos de pacientes usuarios de cannabis, protegiendo y garantizando el acceso a cannabis y a los cannabinoides para recibir tratamiento médico supervisado por un médico, independientemente de su condición social, nivel de vida o recursos económicos.

La perspectiva de los pacientes y sus familias fue entregada por Paulina Bobadilla, presidenta de Mamá Cultiva, quien en una sentida intervención resaltó el modo en que el cannabis ha cambiado para bien la vida de miles de pacientes y su entorno. Y que esas familias necesitan poder cultivar sin riesgo a ser objeto de persecución.

Claudio Fierro, Jefe de la Unidad de Corte de la Defensoría Penal Pública, puso énfasis en los precedentes sentados por distintos fallos absolutorios emitidos por la Corte Suprema de Justicia, insistiendo en que estos reflejan un enfoque de los Derechos Humanos de los pacientes que cultivan. Sobre el mismo tópico, manifestó que “uno esperaría que los fallos de la Suprema se irradien al resto de los tribunales de la República”.

Finalmente, Pablo Villar, defensor público y miembro de Asociación Pensamiento Penal Chile destacó los diferentes derechos que son vulnerados al criminalizar a un paciente usuario de cannabis medicinal, entre los cuales mencionó la libertad ambulatoria, el derecho a la honra, a la integridad física y psíquica, finalizando con una defensa a la presunción de inocencia. Cerró su intervención, destacando la necesidad de que se unifiquen criterios entre la doctrina de los fallos de la Suprema y las acciones del Ministerio Público.

Una vez finalizada la actividad, hubo coincidencia entre asistentes y expositores en cuanto a que la instancia viene a llenar un necesario espacio de debate para poner el acento en los derechos de los pacientes de cannabis medicinal, antes que otro tipo de consideraciones.